PROCEDIMIENTOS PARA UNA ADAPTACIÓN PERFECTA (REESCRITURA DE LA TRADUCCIÓN)

Todas, verdaderamente todas las connotaciones del original en las lenguas meta

A decir verdad, sería propio de un pleonasmo utilizar los términos adaptación y reescritura, ya que una traducción, por definición, supuestamente restituye todas las connotaciones de la lengua (y del geomarketing) de origen en la lengua y el geoestilo meta.
Pero como generalmente la cultura de la traducción todavía comete muchas faltas entre los profesionales, los clientes se angustian (con toda la razón) por los resultados multilingües de sus encargos: por ello piden precisiones muy detalladas que definan los servicios que se van a realizar.

Adaptación o reescritura de la traducción

Por miedo a recibir textos traducidos de forma «literal», calcos o, como a menudo decimos, traducciones realizadas «a golpe de diccionario», los clientes solicitan que se les garantice que la agencia multilingüe que les proporcione los servicios haya comprendido correctamente la naturaleza del trabajo que hay que realizar. Por otro lado, temen las transposiciones infieles y fantásticas que degradan y desequilibran los posicionamientos de marketing de sus productos/servicios y de sus empresas o instituciones.

La fidelidad de marketing en los textos meta

El texto original siempre posee todas las motivaciones que el trabajo multilingüe debe restituir de manera fiel en las formas expresivas de los textos de llegada (las llamadas adaptaciones).
Parece evidente que toda traducción de verdad es una adaptación con la característica particular de la fidelidad, incluso morfológica.
Naturalmente, dicha fidelidad debe obtenerse en la perfección estilística completa; para eliminar cualquier sospecha de traducción.
Lo ideal sería que ambos textos, puestos uno al lado del otro, no se pudieran identificar como texto origen y texto meta.

Las distintas particularidades de los textos meta respecto al original

A menudo, los clientes tienen la necesidad de destacar o introducir conceptos incluso ausentes o expresamente desatendidos en el texto original.
En este caso, se deberá realizar una reunión informativa (a veces incluso una doble reunión) junto con el encargado de cuentas o el redactor-traductor, con el fin de que éste comprenda perfectamente la preocupación del cliente. Esta reunión también podrá recogerse por escrito.

La reescritura de la traducción: entre la traducción fiel y la redacción inventada