LOCALIZACIÓN DE LOS PRODUCTOS Y LA COMUNICACIÓN

Paradójicamente, la globalización de las economías y de los mercados requiere productos perfectamente adaptados a las particularidades de cada país: ¡así lo exigen la exportación y la competitividad!

Esta búsqueda de conformidad muy específica ha recibido el nombre de "localización".

El primer factor de localización de un producto es, claro está, la lengua.
La traducción del material publicitario, manuales de utilización, programas informáticos, dossieres de márketing, catálogos, es decir, de cualquier comunicación, constituye el elemento clave para entregar un producto verdaderamente localizado en su nuevo mercado. Trátese de un folleto, una página Web, instrucciones de programación, un informe de formación técnica o un eslogan en el lugar de venta, todo debe traducirse y adaptarse perfectamente. Adaptarse de verdad.
De esta manera, la localización asegura la competitividad en los mercados de la exportación, pues la comunicación escrita —particularmente— forma parte integrante del mismo producto.

El Grupo Eurologos va incluso más allá: con su estructura multinacional de oficinas, asegura la localización y, a la vez, la globalización de la comunicación multilingüe. Esta doble operación se llama "glocalización" .