TEXTOS GLOBALIZADOS Y TRADUCIBLES

Glocalización de textos pragmáticos

Una redacción moderna de contenidos industriales —por ejemplo de sitios Web, de documentos técnicos, de folletos informativos, de catálogos comerciales o de informes de marketing— debe tener en cuenta, para empezar, dos características ineludibles:

- su dimensión global
- su traducibilidad

Los textos modernos de la comunicación “pragmática” (a excepción, por tanto, de los textos literarios y poéticos) deben estar globalizados. En efecto, su contenido y su estilo deben explicitar cualquier código de comunicación (el nuevo grupo de lectores es, por definición, multicultural) y cualquier estructura cognitiva debe contextualizarse (por ejemplo, hay que utilizar las metáforas con prudencia).

En cuanto a la traducibilidad, los textos tienen que estar redactados teniendo en cuenta que hay que traducirlos-adaptarlos en varios idiomas. Y todo esto a pesar de que es sabido que la traducción puede restituir cualquier texto en la lengua de llegada (los traductólogos llaman a esta facultad la “función de los universales”).

En efecto, una redacción sintética, clara y "concisa", es decir, con oraciones de no más de tres líneas, permite que la traducción sea sencilla y tan inteligible como el original.
Y como se sabe que los textos pragmáticos siempre se traducen, incluso en varios idiomas, el esmero que hay que poner en la redacción del texto de partida debería estar garantizado, incluso a bajo coste, por una reescritura con respaldo profesional.
El ahorro en la traducción y la claridad unívoca en cada idioma, asegurados de esta forma, recompensan con creces los esfuerzos racionales de redacción y las posibles reescrituras de depuración de errores.