EL TECNOLECTO DE LA EMPRESA TRADUCIDO A CADA IDIOMA

La traducción técnica como parte integrante de los productos y de su competitividad

La comunicación escrita es cada vez más especializada y multilingüe. La conquista de nuevos mercados internacionales depende, en primer lugar, de la traducción de la totalidad de lo que se denomina tecnolecto de empresa hacia las lenguas de los mercados de destino.

Todo el patrimonio técnico, todo el saber hacer comercial, todos los conocimientos en márketing y publicidad, en resumen, toda la gestión del conocimiento de cada empresa, deben ser minuciosamente traducidos y validados para asegurar la competitividad y el atractivo de los productos/servicios ofrecidos.

En la era de la globalización, ésta es la condición previa para exportar bien. Es necesario multiplicar la terminología y la fraseología específica de la empresa —generalmente acumuladas y afinadas durante años— por el número de lenguas (y sus variantes lingüísticas) de los mercados a los que se quiere acceder.

La tarea no es sencilla: la falta de profesionalidad o similares conduce a fracasos vergonzosos y, sobre todo, muy costosos.

Así pues, las traducciones forman parte integrante de los productos y servicios, e incluso constituyen, a menudo, un factor primordial de competitividad. Su calidad, por otra parte, depende básicamente de la pertinencia de los glosarios terminológicos y fraseológicos validados de antemano.

¿Cómo conseguirlo? Lea nuestros temas relacionados y lo entenderá rápidamente.